facebook icointagram icotwitter icomensaje ico

Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

Covid-19: El desafío incierto en la industria inmobiliaria

Autor:

La emergencia sanitaria que vive el mundo por la pandemia del Covid-19, ha traído efectos alarmantes para diversas industrias, una de las más afectadas en Guatemala es la inmobiliaria y el sector construcción. Según Deloitte, “con operaciones y transacciones prácticamente paralizadas, el sector inmobiliario está enfocando sus acciones en disminuir sus gastos operativos, cuidar la caja, velar por el mantenimiento del valor de sus activos y evaluar escenarios futuros. La actual pandemia podría modificar la forma en que las personas vivimos, trabajamos y consumimos bienes y servicios, por lo que a partir de ahora, las inversiones de oportunidad deberán ser analizadas bajo modelos estructurados y contemplando escenarios alternativos.” 

Marcos Penados, Director y Co-Fundador de ASTY Desarrollos, una empresa desarrolladora y consultora experta en el área inmobiliaria, enfocada en crear plusvalía al entorno de cada proyecto y generar retornos atractivos de inversión, explica que esta es una crisis sin precedentes. “Nunca habíamos vivido una situación de esta escala; por lo tanto, tomó desprevenidos y poco preparados a todos, incluso a los gobiernos. El impacto ha sido bastante grande y sus efectos continuarán de forma indefinida. El golpe directo a la economía a nivel macro genera un sentimiento de miedo o de poca confianza en la inversión, ya que es una situación incierta. La población está en un mindset de supervivencia.”

A criterio de este profesional, la situación de cada país es poco comparable ya que la crisis está en diferentes fases, las culturas son distintas y existen muchas variables que afectan la realidad en cada territorio. “Puntualmente en la industria inmobiliaria, hay una desaceleración en las absorciones y eso es muy similar en toda Latinoamérica. Pero también las oportunidades se comienzan a ver y es cuestión que nos enfoquemos en capturarlas, trabajarlas y capitalizarlas.” 

Lo que es innegable es que la industria había mostrado un crecimiento abismal “y esta crisis ha desacelerado este crecimiento y en este momento los desarrolladores se encuentran en una etapa de bajas absorciones y con miedo a lanzar nuevos proyectos.  Pero, si bien es cierto, los bienes raíces son necesarios y siempre serán necesarios. Debemos pensar que la situación ha hecho que los paradigmas se rompan y se creen nuevos. El tipo de bienes raíces que se desarrollaran evolucionara conforme a las necesidades del ser humano y pronto veremos desarrollos inmobiliarios con características que antes ni siquiera imaginábamos. Además, la forma de comercializarlos tampoco será la misma. En la actualidad, las herramientas digitales toman un papel protagónico en el proceso de venta de un inmueble y continuará de esa manera.”

Por lo anterior, insiste en que se debe continuar realizando el mayor esfuerzo para lograr las ventas necesarias. “Los proyectos que están en una etapa de planeación seguramente tendrán que evaluar si no es necesario realizar cambios. Los proyectos que ya están en etapa de construcción y entregas deben continuar con el mismo plan. La economía obviamente sufrirá una desaceleración, pero está en las manos del sector privado levantar sus negocios y al país, pues se espera que para el 2022 se regrese a los ritmos a los que esta industria venía creciendo.”